Los productos biodegradables

    Ahora muchas empresas empiezan a estar conscientes del calentamiento global y tratan de hacer un cambio en su producción.  Muchas industrias ocupan materiales de la naturaleza en sus productos para que se puedan degradar después de su uso.

     Cuando nombramos biodegradación, nos referimos a los elementos que son desechados por organismos vivos. Lógicamente, de este trabajo se encargan las bacterias, las cuales descomponen esos productos, haciéndolos desaparecer rápidamente. La biodegradación por su parte, es la facultad que poseen de desintegrarse gracias a la acción de la naturaleza, a la tierra, sin causar daños al medio ambiente.

     Entre los elementos biodegradables, encontramos que cada producto contiene varios elementos biodegradables, principalmente las sustancias químicas, que sirven de alimentos para los microorganismos, donde realizan diferentes procesos y crean otros materiales orgánicos como los aminoácidos. Para su desintegración emplean dos métodos, el aeróbico, que lo degradan mediante el oxígeno, es decir, al aire libre; o si no de manera anaeróbica, que se da sin el oxígeno, con el producto semi enterrado.

    Sin embargo, la biodegradación depende mucho de los materiales químicos y físicos que compongan el elemento, y existen muchos que no pueden degradarse de manera natural. Un claro ejemplo de ello es el vidrio. Es muy común escucharse que los productos que demoran un largo período de tiempo en degradarse no lo son, como por ejemplo el plástico, que puede llegar a degradarse en un período de 450 años.

    Hay que crear conciencia sobre la contaminación y saber que pronto la tierra nos jugara en contra si seguimos con los hábitos que ponen en peligro nuestras generaciones futuras. Para eso debemos emplear y usar productos biodegradables que no dañen el medio ambiente.
bolsa-biodegradable.jpg
                                                                                              Gracias

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS
Cerrar